Sostenibilidad, un principio con sello ecológico

El concepto de sostenibilidad está en boca de muchas instituciones, gobiernos, empresas y hasta familias. Se ha vuelto clave para hablar de mejores productos. Colombia le apuesta a productos orgánicos y ecológicos certificados, garantes de un futuro sostenible.

La preocupación por la sostenibilidad empezó con mayor fuerza tras el informe de la ONU en el que define el concepto de desarrollo sostenible como “la satisfacción de nuestras necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas”. En principio, se trata de una intención ecológica, pero que, con toda lógica ha terminado por extrapolarse a la economía, el comercio, el bienestar y, por supuesto, al mejoramiento de la calidad de los productos y de la calidad de vida de los consumidores.

De ahí que preguntarse por ¿Qué sostiene la sostenibilidad?, tiene una necesaria respuesta de carácter ecológico. Esa es precisamente la apuesta que hace el Ministerio de Agricultura como las diferentes certificadoras responsables de otorgar sellos de calidad a los productos orgánicos y ecológicos: incentivar el desarrollo de productos más sanos, tanto para el hombre, como para el medio ambiente. Todo ello, mediante la ejecución de buenas prácticas agrícolas, generando reconocimiento en el mercado local y en los mercados internacionales, así como mayores ingresos y bienestar para los productores.

 

Las condiciones topográficas de Colombia favorecen notablemente la producción ecológica. Según Pablo Emilio Correal Ausique, Coordinador de la Unidad de Certificación de la Corporación Colombia Internacional (CCI), “si bien existe producción orgánica de monocultivo, el policultivo es una forma más apropiada y productiva de utilizar los recursos colombianos. Esto, junto con la no utilización de insumos químicos y el buen manejo de residuos, garantiza la inocuidad del producto final y la conservación del suelo como sustento primordial. Estas características, además, pueden certificarse para atestiguar el valor agregado del producto.


Certificarse paga

La certificación es un sistema de diferenciación. “Genera conciencia en el consumidor, quien cambia sus hábitos de compra y de una u otra manera está premiando las labores adecuadas que hace el productor”, enfatiza Emilio Correal. El sello ecológico, el aval como producto orgánico, significa un cumplimento con estrictos criterios ambientales. Además, puede abrir mercados y hasta tener acceso a mejores precios. En palabras de Maria Gisela Vescance, Gerente de Biotrópico, una certificadora colombiana del Valle del Cauca, “aunque el mercado colombiano esté lento todavía, el hecho de que haya más de cinco certificadoras internacionales operando es un indicador del gran potencial colombiano”.

biente y la salud, además de una mayor conciencia por la responsabilidad social, el consumidor en el mundo parece ser más cuidadoso con lo que come. Por esta razón está exigiendo alimentos orgánicos y ecológicos que certifiquen que realmente lo son. De ahí que tanto el Ministerio de Agricultura como los entes certificadores coincidan en afirmar que las posibilidades son enormes. En Europa la demanda de productos ecológicos y orgánicos supera la oferta y según datos del Ministerio de Agricultura, el consumo de estos productos, en Estados Unidos y el viejo continente, está aumentando en un 20 y 30% anual.

Pablo Emilio Correal también destaca que el consumidor local se ha vuelto más consciente del proceso. “Hay unos aspectos más políticos que vienen jalonando el consumo y la producción. Ejemplos de ellos son el acompañamiento técnico y comercial y las políticas del Ministerio del Medio Ambiente con la idea de los mercados verdes que promueven el sector campesino. Además, se está pensando en dar incentivos a la producción sostenible”.



Los sellos y cÓmo certificarse

La resolución 0187 de julio de 2006 es la que rige la producción ecológica en Colombia. En ella se establece la normatividad y los requisitos mínimos que deben cumplir los productores en un sistema de producción ecológica, en términos de materia prima, procesamiento, empaque, etiqueta, almacenamiento y comercialización interna. Sin embargo cuando se trata del mercado internacional, cualquiera que sea, el productor debe dar cumplimiento a diferentes estándares que no son excluyentes.

Para entrar al mercado de los Estados Unidos y Canadá se debe dar cumplimiento a los estándares USDA NOP (Programa Nacional de alimentos orgánicos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés) y que tiene una vigencia de cinco años; para Japón el JAS (Estándar de agricultura japonés) con una vigencia de diez años, y para Europa el CEE 2092 / 91 (Resolución de la Comunidad Europea para la regulación de producción orgánica) cuya duración es de un año. Otros países pueden exigir sus propias normatividades, o avalar las locales o internacionales que ya posea el producto.

En Colombia existen diferentes certificadoras que manejan y conocen las reglamentaciones nacionales e internacionales para otorgarle a los productos el certificado de orgánicos y/o de buenas prácticas agrícolas. Luego de que una de estas entidades, debidamente avaladas por la Superintendencia de Industria y Comercio, lleve acabo el proceso de certificación y otorgue su respectivo sello, el productor puede solicitar al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural el Sello Único Nacional de Alimento Ecológico. Éste es otorgado por el Ministerio y por algunas certificadoras que cuentan con el aval del mismo. Todos estos procesos de certificación no van en contravía de los criterios de la resolución 0187 colombiana, o los de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la alimentación). Simplemente suman puntos o exigencias en temas como el fitosanitario o los fertilizantes.



El sello ecolÓgico nacional

El Sello Único Nacional de Alimento Ecológico se ha vuelto cada vez más importante. Para Correal, que el país tenga su propio sello proporciona confianza, “…es lograr acceder a otros mercados directamente, como es el caso de las Antillas y el Caribe, sin necesidad de triangular o de pasar por otro proceso de certificación”. Lo mismo se está buscando con Europa. Diana Catalina Sepúlveda, de Certificaciones Control Unión, explica que la resolución colombiana en la que se basa el sello único es inspirada en la resolución europea: “Se está buscando ‘ser país tercero’ para poder homologar, es decir, que si yo certifico aquí alimento ecológico, este sello sea reconocido en la Unión Europea, como un sello ecológico que cumple con los requerimientos de ellos”.

El pasado 14 de julio se presentó oficialmente el ONAC (Organismo Nacional de Acreditación), que actuará como regulador y verificador de calidad, posterior y superior a los certificadores, inspectores y laboratorios del país. De acuerdo con lo explicado por el Ministro de Industria Comercio y Turismo, Luis Guillermo Plata, la principal función del ONAC será acreditar, regional e internacionalmente, a las entidades de inspección, certificación y laboratorios del país, buscando convertirse en socio de los clubes internacionales de acreditación. Esto para evitar que los productos colombianos requieran de doble certificación en los mercados externos.


EcolÓgicos procesados

El término fundamental es trazabilidad, es decir, el rastreo desde la materia prima hasta el consumidor. De tal manera que también productos procesados a los que se les pueda verificar claramente su trazabilidad, que no hayan sido tratados con insumos sintéticos o prohibidos, pueden ser certificados ecológicos. Tal es el caso de mermeladas, encurtidos, pulpa de fruta, hierbas aromáticas deshidratadas, e incluso pan, mantequilla derivados de materia prima ecológica y orgánica, como trigo ecológico y ganado ecológico.

“Los componentes de sostenibilidad son transversales, y no son solamente en lo verde, sino que el tema de medio ambiente también es transversal en las plantas de producción. Es fundamental el manejo del aire y del agua, uso del suelo, manejo de residuos, manejo de aguas de yacimientos y además responsabilidades sociales asociadas, como trabajadores con salario justos y ningún menor de edad trabajando en la planta”, enfatizó Pablo Emilio Correal de la CCI.



 
Agregar Comentario

Agregar Comentario

Visual Captcha
Code in the picture:
Tu nombre(*):
Email:
Comentario(*):
 
  • November 11, 2008, 1:30 am - Angela

    Gracias, podrían por favor indicarme dónde puedo obtener una relación de emrpeas y/o productos que tengan actualmente el sello de alimento ecológico colombiano?

    Mil gracias por su atención,

Última Edición

Suscríbete al boletín electrónico y descarga el documento

* campos requeridos